Violencia menos visible y más silenciosa, pero igual de alarmante

A nivel mundial, la violencia que sufren los hombres por parte de sus parejas es una realidad silenciosa, muchas veces por decisión de las propias víctimas, que por varios motivos, no se atreven a denunciar. En España, la situación es aún más dramática: Según las leyes nacionales, se tipifica violencia de género solo cuando un hombre maltrata a una mujer. Si os papeles se revierten, se trata de un caso de violencia doméstica. Es decir, este delito no tiene tipificación específica, sumado al hecho de que la violencia de género tiene una pena superior a la violencia doméstica.

Por otra parte, casi no hay estadísticas oficiales al respecto. El documento más reciente es un informe publicado por el Consejo General del Poder Judicial en 2011, que indica que en ese año siete hombres murieron asesinados por sus parejas o exparejas. Quizá esta cifra no ha tenido mucha visibilidad, porque en comparación con las 62 mujeres que fallecieron en la mismas circunstancias en el mismo período, parece un porcentaje mínimo. Estas cifras, por supuesto, no consideran los casos de violencia psicológica: existen hombres completamente humillados y disminuidos por su pareja, y muchas veces por principios, se muestran indefensos y son incapaces de responder o denunciar.

El miedo al ridículo y la reacción poco delicada de las autoridades, quienes muchas veces no conciben a un hombre en tal situación de sometimiento y subyugación; impiden que haya un mayor índice de denuncias. Se trata de una violencia más silenciosa y enmascarada, pero no por esto menos grave. Lo más importante, si eres víctima de violencia doméstica o conoces a alguien cercano que la sufre, es saber que existe consultoría legal especializada que puede ayudarte. Aunque la situación parezca extremadamente difícil, con las herramientas adecuadas puedes salir de ella, garantizando tu seguridad.

Related Posts
Comments
  • César Tejedor de la Iglesia

    Creo que estoy sufriendo un proceso de maltrato despiadado por la que fue mi pareja. Nada más nacer mi hijo, me empezó a presionar para que nos casáramos. Como le dije que no me parecía adecuado antes de haber convivido, se llevó a mi hijo de mi casa sin decirme nada un día mientras estaba yo en el trabajo. Ahora solo me deja verlo bajo sus imposiciones de horas, lugar, y no me deja ni siquiera hacerme cargo económicamente de sus necesidades. Cuando le pido por email que me deje ejercer de padre me responde con acusaciones, chantajes y amenazas, presentándose ella como la víctima y a mí como un maltratador. Me obliga a ver a mi hijo en su presencia, y luego utiliza esa visita para acusarme de mal padre, de no saber consolarlo cuando llora, de hacer siempre lo que le perjudica al niño, de cantarle canciones con algún verso malintencionado… Cuando lo único que le pido es que me deje estar a solas con mi hijo para no sufrir ese acoso al que me tiene sometido.
    He puesto una demanda para que establezcan unas medidas provisionales que me permitan estar con mi hijo en condiciones normales. Pero la madre está utilizando todas las estrategias legales posibles para que no se celebre la vista oral (la última renunciar a su abogado un día antes de la vista y presentarse sin abogado). Desde entonces las acusaciones son más feroces y las amenazas mucho más dolorosas. Me amenaza con ni siquiera permitirme ver al niño si sigo insistiendo en que me deje estar a solas con él un rato.. Además, a través de sus emails construye una realidad tergiversada y falsa, que me presenta como el culpable de todo. Y yo solo quiero poder estar con mi hijo, sin coacciones ni amenazas por parte de su madre…
    He leído en el artículo de arriba que existe consultoría legal especializada. Necesito ayuda.
    Gracias

Leave a Comment