Un sevillano denuncia que lleva 11 años sin ver a sus hijos por una denuncia falsa

José González Medina es un sevillano padre de dos hijos. Sin embargo, no le está permitido ejercer como padre puesto que lleva desde 2003 sin poder ver a sus hijos debido a una denuncia falsa por maltrato y agresión sexual interpuesta por su exmujer. Sin embargo, el Tribunal Supremo le absolvió de todos los cargos en octubre de 2009. Esto no bastó para impedir que el Juzgado de Primera Instancia 4 de Dos Hermanas considerara perjudicial para los menores estar en contacto con su padre. No se le permitía verse ni en un punto de encuentro controlado.

Cansado de la situación, José junto a su abogado dieron una rueda de prensa con el fin de denunciar la situación ante los medios: pese a haber demostrado su inocencia, no le permiten ver a sus hijos. Además, afirmó que sus hijos estaban bajo el síndrome de alienación parental: tuvo un contacto con su hijo mayor cuando cumplió la mayoría de edad y éste le recriminó ser un “mal padre” por no haberle llamado en sus cumpleaños o pagar la manutención. José resaltó la falsedad de las acusaciones de su hijo, alegando que sus comentarios se explicaban por estar bajo dicho síndrome de alienación parental.

El abogado de José pide al juzgado que se revierta esta situación y que exija a su exmujer facilitar el contacto con los hijos en común en un centro de mediación. Cabe añadir, que en 2013 la Audiencia Nacional ya indemnizó a José por mal funcionamiento de la Administración de justicia. Sin embargo, el afectado todavía no ha encontrado paz a la terrible situación que le separa de sus hijos.

 

Related Posts
Showing 2 comments
  • JOSÉ HERNÁNDEZ SEGOVIA

    A QUIEN PUEDA INTERESAR:
    Es interesante su publicación y en realidad eso pasa actualmente en todos los países, la violencia de las mujeres contra el hombre siempre ha sido considerada normal, por cuanto; el mismo hombre ha sido responsable de tal situación que ha debido pre-ver con anticipación y separarse a tiempo al momento que se produjo el primer impasse. Además –en mi opinión– el hombre no debe femenizarse con una actitud de «madre frustrada». Sin embargo; todas estas concepciones moralistas con respeto a los hijos es respetable.Pero en mi opinión los hombres deben mantener su posición y no caer en tal frustración alienante de soledad con el otro, de, repito; «madres frustradas». Eso de aguantar una violencia física o psicológica, me suena a domesticación de la psiquis humana, a «servidumbre voluntaria» a «esclavo de pasiones enajenantes o religiosas y en ultimo caso a «sado-masoquismo», Creo, que; cuando no se explica claro un evento de esa naturaleza -a mi juicio– no se hace más que esconder la verdad concreta y es que no se puede confundir el respeto de nuestra dignidad como ser humano, por lo que llaman «amor» que, no es más que; una forma de trastorno espiritual de anulación del propio «Yo», y convertirse en el «objeto amado». Es un trastorno. El hombre no debe seguir pidiendo auxilio de esa forma femenina. Debe entender que al «primer impasse». Ya esa relación murió. Atentamente: Poeta: José Hernández Segovia.

  • JOSÉ HERNÁNDEZ SEGOVIA

    Ademas… continuo si se demostró que la denuncia era falsa, las leyes tienen sus procedimientos respectivos en relación a tales actos delictivos y de las reparaciones que las mismas leyes de las naciones establecen, por cuanto la defensa es un derecho inalienable y continuo en todo estado y grado de la causa. Está en el derecho del ciudadano: JOSÉ GONZALEZ MÉDINA, acudir a la instancia judicial competente y ejercer su derecho de reparación judicial competente. Gracias. Poeta: José Hernández Segovia.

Leave a Comment