El maltrato masculino sucede también en parejas homosexuales. Tabú sobre tabú

Sucede que muchas veces no nos damos cuenta de la realidad que nos rodea, y esto es cierto a cualquier nivel de la vida, micro o macro. En el caso del maltrato masculino, muchas veces caemos en el error de pensar que es algo que sucede solo en parejas heterosexuales, donde una mujer maltrata a un hombre. Pero también sucede en las parejas homosexuales, dejando claro que no es una cuestión de género, si no de forma de pensar.

Una relación se basa en empoderar a ambas partes: compartiendo responsabilidades, gastos, derechos y deberes para la mutua convicencia. Los maltratadores desbalancean eso, de repente la parte maltratada debe sacrificarse más por la relación. Debe dejar a ciertas amistades, vestirse de cierta forma, aceptar un control sobre las horas y los planes que no involucren al maltratador e incluso tolerar la violencia física; ya sea por miedo o por vergüenza. Y esta situación no entiende de géneros, ni de sexualidades. En el caso de las parejas homosexuales masculinas, cualquier caso de violencia es automáticamente catalogado como de violencia doméstica. Cualquiera. Solo porque no se encuentra una mujer. E incluso en el caso de las relaciones puramente femeninas sucede igual, dado que la Ley de Violencia de Género solo contempla los supuestos de abuso de un hombre a una mujer.

¿Es eso justo? ¿Es justo que toda posible violencia salvo la que ejerce un hombre sobre una mujer sea automáticamente tenida en cuenta como de menor valor? ¿De menor peligro? Si las penas se imponen para disuadir y corregir las actitudes de una sociedad, entonces la división establece qué que un hombre agreda a su pareja masculina es menos peligroso que esa misma situación solo que hacia una mujer. E incluso que esa situación se dé entre dos mujeres es tenida como una riña doméstica. Muchas veces no nos damos cuenta de estas realidades. Pero por suerte existen bufetes como el de Patón y Asociados, que ofrecen una defensa legal experta en los casos de maltrato, independiente de género o sexualidad; y cuentan con años de experiencia para avalarles.

Related Posts

Leave a Comment