Ley de Violencia de Género: unos cambios que cambian más bien poco

La violencia de género, una lacra que parece no tener fin en nuestro país, merece toda la atención de los políticos. Hablamos de algo que ya ha pasado a ser verdadero terrorismo doméstico y no cabe mirar para otro lado o aplazar más la reforma de la ley.

Afortunadamente parece que tenemos consenso entre partidos para abordar la modificación de la Ley de Violencia de Género, una ley que, a priori, es buena (incluso así se ha reconocido a nivel internacional), que fue pionera en Europa y ha servido de modelo para el desarrollo de otras leyes similares. Sin embargo, está lejos de ser perfecta.

En España, según la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género vigente, son calificados como de violencia de género los casos de violencia física o psicológica que impactan negativamente sobre la identidad, el bienestar social, físico o psicológico de las mujeres, siempre que estos actos provengan de un hombre que ha sido o es su pareja sentimental.

En el preámbulo de esta Ley ya se presenta la idea de que la violencia de género se produce cuando un hombre maltrata (pega, insulta, amenaza, mata…) a una mujer por el mero hecho de serlo. También supone además que eso ocurre siempre que un hombre ejerce ese maltrato sobre su pareja o expareja, y que por tanto lo hace por un tema de superioridad, machismo o discriminación sexual.

Entre las modificaciones que se están planteando los partidos políticos hay una que, de recogerse finalmente, seguiría sin modificar el principio sobre el que se basa esta norma y que es el que hace que esta legislación no funcione. Nos referimos al punto que dará por supuesto que siempre que se produzca maltrato machista, incluso sin necesidad de que exista una relación afectiva, ocurrirá sólo porque él es hombre y ella mujer.

Generalmente, los feminicidios y la violencia en la pareja tienen más que ver con la forma en que se concibe la relación entre las dos personas que con la sumisión machista. Es decir, la maltrata no porque es mujer, sino porque es “su mujer”.

Esto no quiere decir, por supuesto, que no haya víctimas a manos de hombres que las maltratan por sentirse superiores física o intelectualmente, por razones económicas o por puro y duro machismo. Sin embargo, es probable que esta no sea la única causa en algunos casos.

Si el machismo fuera la única razón, ¿cómo explicamos la violencia en parejas homosexuales o los hombres maltratados? Y como todos sabemos, hay víctimas también en estos ámbitos.

Es muy positivo que se modifique la ley si se ha constatado que no funciona (y, de hecho, no está funcionando como demuestra el incremento de mujeres asesinadas), pero si no se altera el principio sobre el que se basa, estos cambios no van a conseguir acabar con la violencia de género ni van a servir para reducir la cifra de víctimas.

Las modificaciones han de ser mucho más profundas, dirigiéndose a la raíz del problema. En este sentido, parecen muy efectivos por ejemplo, los esfuerzos que se van a dedicar a conocer más al maltratador: su perfil, sus motivaciones, si hay comportamientos que similares en todos los casos, etc.

Es fundamental disponer de ese “retrato robot”, que nos ayudará, también a los propios jueces y abogados, a identificar roles, pautas, acciones que nos pueden llevar, incluso, a adelantarnos a las agresiones. Por supuesto, no se trata de criminalizar a nadie de forma previa, pero sí puede ser una gran herramienta de prevención.

En definitiva, la modificación de la ley es bienvenida, pero no debemos ser complacientes. Hay que modificarla mucho más allá de la estética y sin dar por hechos ciertos presupuestos, convirtiéndola en una norma ambiciosa pero, por encima de todo, efectiva.

Related Posts
Showing 5 comments
  • René

    Hola, muy buenas.

    Lamento escribirles, pero es que me he quedado anonadado leyendo la primera parte del artículo. No me lo esperaba de ustedes, y no sé si lo ha escrito Víctor, pero teniendo él vínculo con la Escuela de Oviedo, es imperdonable decir «terrorismo doméstico». Además ni ha pasado a ser ni pasará a ser, porque lo único que ha aumentado tras la introducción de la Ley, ha sido la cantidad de denuncias, en la mayoría no condenatorias, pero que muy jugosas gracias al gran negocio montado alrededor de la política del llamado género.

    Decir que la Ley es buena pero no perfecta es una aberración, cuando dicha Ley puede meter en la cárcel a un hombre por el hecho de ser hombre, sólo con la palabra de una mujer que no se contradiga. Una Ley por tanto que ni se tenía que haber planteado, igual que plantearse conceder derechos a los animales, son auténticos dislates de corrienets ideológicas divagantes. Parece de risa, pero es más peligroso de lo que creemos, y el uso del lenguaje también, como decir «feminicidio» u otras palabras insertas por esta nueva corriente feminista. Y Víctor de palabras sabe mucho, y supongo que no habrá escrito él el artículo.

    Simplemente hacerles esta crítica. Gracias por su atención y reciban un saludo.

  • Mariluisar

    Hay infinidad de hombres maltratados por mujeres, pero pocos se atreven a denunciar. Sufren acoso, amenazas, insultos y toda clase de violencia.
    Ojalá la ley, qué no debe ser discriminatoria, tenga en cuenta la agresividad qué muchas mujeres ponen en práctica sistemáticamente con los hombres, conducta qué se transmite y se aprende en el hogar la mayoría de las veces.
    Denuncien sin vergüenza alguna para qué las mujeres maltratadoras se atengan a las
    consecuencias de sus actos.

  • Antonio

    Denuncien sin vergüenza alguna. Estas mujeres son tan peligrosas como los hombres maltratados.

  • Martha Pèrez

    Por favor alguine me envio èste video de un muchacho maltratado por una muchacha y se parece mucho a mi hijo desaparecido Emmanuel sòlo necesito saber en que ciudad sucediò èsto si se fijan el pobre ni se defiende y mi hijo es un discapacitado que necesita sus medicinas el video lo enviaron de una asociaciond e hombres maltratados http://marthaperezdiva.blogspot.mx/…/ayuda-urgente-para-loc… Por favor ayudenme a compartir el enlace el muchacho que estàn golpeando puede ser mi hijo desaparecido Emmanuel mi cel es 622 111 40 31

  • Martha Pèrez

    http://marthaperezdiva.blogspot.mx/…/ayuda-urgente-para-loc… Por favor ayudenme a compartir el enlace el muchacho que estàn golpeando puede ser mi hijo desaparecido Emmanuel

Leave a Comment