La reducción del concepto de «maltrato doméstico»

Se tiene muy arraigada la idea de que el maltrato doméstico es lo mismo que violencia de género, es decir, la violencia de un hombre hacia una mujer. Por desgracia, el maltrato doméstico es un concepto mucho más amplio, sufrida tanto por hombres como por mujeres, mayores y pequeños.

Existen muchos tipos de servicios –psicología, abogacía…– y asociaciones dedicadas a reducir este tipo de maltrato y a lograr la paz y estabilidad familiar. Y esto obliga a conocer que el maltrato de las mujeres hacia los hombres, aunque para muchos pueda parecer motivo de burla, es una desagradable, invisible y dolorosa realidad.

En una lucha por la igualdad, el maltrato doméstico es igualmente traumático independientemente del sexo de quien lo sufre, aunque la legislación actual ampare en mayor medida a uno de los sexos (permitiendo aberraciones como la posibilidad de interponer denuncias falsas contra un hombre con una completa impunidad e introduciendo al hombre en un ambiente en que la sociedad le rechaza aun siendo totalmente inocente).

Es por esta razón por la que muchos despachos de abogados, como Patón & Asociados, se han especializado en la defensa de este colectivo que se ve –muchas veces– en un callejón sin salida ante una justicia en que la mujer tiene un trato privilegiado. Ésta es una de las razones por las que es muy difícil detectar cuándo su denuncia es real y cuándo ha habido un maltrato real. Desde despachos como éste, se aboga por la igualdad de trato a la hora de tratar casos de violencia doméstica, independientemente cuál sea el sexo de la víctima.

Related Posts

Leave a Comment