La presión social en los casos de maltrato masculino, nuestro peor enemigo

Muchas veces hemos hablado de cómo, judicialmente, los hombres maltratados viven una situación de desprotección en nuestro país. O, por lo menos, de agravia comparativo, pero hoy veremos otra de las facetas externas de un proceso de maltrato: como la presión social es muchas veces el verdadero enemigo a batir durante un proceso.

Para empezar, es la primera barrera que debe superar un hombre maltratado. Como cualquier víctima de maltrato, hacer pública mediante denuncia una situación indeseable es compartirlo con el resto. Es admitir tener un problema y, por desgracia, eso suele ser algo que nuestra sociedad rechaza, prefiriendo ignorar los problemas. En Patón y Asociados ya hemos hablado de lo importante que es este tipo de denuncias, y uno de esos beneficios es precisamente poder actuar cautelarmente.

Pero existe otro problema, la presión social de no considerar a los hombres víctimas. Y ese es grave. No solo porque muchas veces los propios hombres maltratados no se ven como víctimas de maltrato; sino porque tampoco contamos con esa visión por parte de la sociedad. Y ese es clave. No solo para tener una ley más justa y ecuánime con todas las víctimas. Sino para poder crear las tan necesarias redes de vínculos familiares y de amigos en esas situaciones.

Es importante tener una defensa legal especializada en casos de maltrato, como la que prestamos en Patón. Pero es incluso más importante verse libre de la presión social hacia los hombres maltratados. Para el primer paso y todos los demás como víctima de maltrato.

Related Posts

Leave a Comment