El sesgo contra el hombre maltratado en nuestro sistema judicial

Si el caso de Juana Rivas puede servirnos para sacar conclusiones, una de ellas sería qué hubiera pasado de ser un hombre: ¿hubiera recibido el apoyo que ha recibido de la sociedad? ¿Y qué hubiera pasado si acusase a su exmujer de maltratos continuados?

Por desgracia no es un ejercicio mental complicado, lo vemos todos los días. Hombres que ante casos de maltrato son juzgados con la violencia doméstica, un delito condenado con penas menos graves que los de violencia de género. Y el juicio social paralelo hubiera discurrido por otros derroteros.

Centrados en este segundo, la invisibilización de los hombres maltratados hubiera impedido un gran revuelo social. La narrativa social agresiva contra los hombres maltratados como arma contra el feminismo hubiera provocado que de salir publicado en seguida hubiese sido atacado. El temor de nuestros políticos a esa agresividad hubiera impedido que se pronunciaran. Y nuestro sistema judicial hubiera finalmente dado carpetazo al caso como algo propio de la violencia doméstica.

No es sólo conseguir un cambio judicial efectivo, algo por lo que indudablemente abogamos en Patón & Asociados; si no un mejor entendimiento de la sociedad. Evitar que se consideren ataques a un grupo de víctimas de maltrato lo que son peticiones de igualdad.

Related Posts

Leave a Comment