Diferentes tipos de maltrato

La violencia de género es el nombre que se le da al tipo de violencia física o psicológica que impacta de manera negativa sobre la identidad, el bienestar social, físico o psicológico de una persona; y cada vez es más común. Las Naciones Unidas, Human Rights Watch y la constitución española tipifican como violencia de género solo a aquella que es cometida contra las mujeres, y esto hace que la realidad de los hombres maltratados sea mucho menos visible. Sin embargo, no por eso deja de existir.

En el caso de los hombres que sufren abusos por partes de sus parejas, diferentes factores psicológicos hacen que muy pocos lo denuncien. Sin embargo, hay que estar alerta antes cualquier tipo de maltrato, pues usualmente comienza por las formas más básicas y van evolucionando. Por eso, es necesario pararlas desde el inicio. A continuación una lista de las formas más comunes de violencia doméstica o de género:

– Degradación: Consiste en reducir el valor de la persona. Llega a crear una dependencia hacia la persona que lo hace y puede llegar a considerarse merecedor de ese maltrato. 

– Cosificación: Es convertir a la otra persona en un objeto, carente de deseos, necesidades o elecciones. Dificulta el desarrollo personal de la persona que es maltratada, llegando en algunos casos a destruir su identidad. 

– Intimidación: Causar miedo o temor. Puede provocarle ansiedad el encontrarse todo el tiempo alerta, pendiente de lo que pueda pasar o lo que pueda hacer la otra persona. Son habituales las amenazas. 

– Sobrecarga de responsabilidades: Exigir al otro que se haga cargo de forma total, de las responsabilidades o de los problemas. Puede llegar a dañar su propia vida, no dejando espacio para su ocio, su salud, su descanso, etc. 

– Privación: Consiste en limitar o reducir la posibilidad de satisfacer las necesidades sociales, personales y laborales del maltratado. Tiende a separarse de todos sus amigos, no quiere buscar ayuda ni apoyo.

– Distorsión de la realidad subjetiva. Consiste en transformar la percepción del otro. Al hombre se le crea una sensación de confusión, de duda constante. Se encuentra cuando la pareja apela a la superioridad de su lógica o su razón, cuando miente en lo evidente o le engaña y le hace ver que está confundido. 

– Estrategias defensivas. Es trasladar la responsabilidad de la violencia a la propia víctima. El hombre se siente culpable y responsable de la violencia que sufre. Ves, esto es lo que te mereces, yo no tengo la culpa, si no hubieses dicho esto, no estarías así ahora.

– Violencia física. Es una agresión contra el otro, no tienen porque causar lesiones graves. Ejemplos son bofetadas, empujones, arañazos, golpes, tirarle un objeto.

Related Posts

Leave a Comment