Los celos que acaban en maltrato, ¿sólo cosa de hombres?

El maltrato es algo progresivo. Comienza con una presión baja que va escalando. De los comentarios sutiles sobre amistades, a prohibir ver a ciertas personas. De las indirectas de infidelidad al control del móvil. De las peleas al maltrato psíquico. Y del sentimiento de amor a la presión psicológica. En nuestra mente, al imaginar estas situaciones pensamos en un hombre maltratando a una mujer. ¿Puedes ser al revés? Sí, existen los hombres maltratados.

Socialmente, por desgracia, nos hemos adaptado a que la mujer esté históricamente en una situación de inferioridad; los hechos nos demuestran las palmarias cifras de violencia machista. Lo cual la hace inmune a ser acusada de maltrato, por polémico que pueda ser decir esto. Si bien estamos cada vez más concienciados de la lacra del maltrato, eso cada vez nos aleja más de ver en un hombre a una víctima. Si el monopolio del discurso de protección es de las mujeres, el hombre solo puede ser maltratador. Nunca maltratado.
Hemos visto recientemente en Inglaterra como un chico casi muere a manos de su ex pareja o en España, donde un camionero fue atacado con ácido por su mujer en un ataque de celos. En ambos casos, los celos fueron el detonante. Y en ambos casos, los dos temieron la vergüenza de escapar de esa situación. Exponerse a ser “menos hombres” por admitir maltratos de sus parejas. Si reconocemos los celos como algo inherentemente humano, si reconocemos la ira como algo inherentemente humano y si reconocemos que no hay diferencias entre hombres y mujeres; entonces, no podemos decir que un hombre no puede ser víctima.
Una reflexión tan fundamental y obvia son los deberes pendientes de nuestro sistema judicial y político. Porque si del primero debemos esperar subjetividad, fracasan a la hora de tratar diferente a algo que es igual. Y si de lo segundo debemos esperar representatividad, fracasan en proteger y dar atención a los casos tan palmarios que deberían estremecer a la gente. En Patón y Asociados tratamos de compensarlo con una defensa jurídica experta. Siendo uno de los bufetes de referencia en España para casos de maltrato masculino.

Related Posts

Leave a Comment

Si los hombres no pueden ser víctima, ¿para qué van a pedir ayuda?